En 1927, a la edad de dieciséis años, Ronald hizo el primero de sus muchos viajes a Asia a través del Pacífico. Ahí, tanto solo, como en compañía de un oficial destinado a la legación británica, se benefició de esta oportunidad única de estudiar la cultura del Lejano Oriente. Entre las personas con las que hizo amistad y de las que aprendió, se encontraba un mago de Beijing de profunda agudeza, quien representaba al último de la línea de magos chinos de la corte de Kublai Khan.

Aunque su fama principal era como animador, el Viejo Mayo tenía gran conocimiento de la antigua sabiduría china que había sido transmitida de generación en generación. Ronald pasó muchas tardes en compañía de sabios como él, absorbiendo sus palabras con avidez.





© 1996-2004 Iglesia de Scientology Internacional. Todos los derechos reservados.

Para información sobre marcas registradas