Fue también durante estos viajes cuando Ronald tuvo acceso a las lamaserías budistas en las colinas occidentales de China, de las que tanto se había hablado, pero que muy rara vez se habían visto; templos que por lo general estaban vedados a los campesinos de la región y a los visitantes extranjeros..

Entre otras maravillas, Ronald habló de ver meditar monjes durante infinidad de semanas, en la contemplación de verdades superiores. Entonces, una vez más, dedicó gran parte de su tiempo a investigar y preguntar, buscando las respuestas al dilema humano.





© 1996-2004 Iglesia de Scientology Internacional. Todos los derechos reservados.

Para información sobre marcas registradas