L. Ronald Hubbard buscaba un principio que le condujera a la unificación del conocimiento y explicara el significado de la existencia, algo que otros filósofos se habían propuesto encontrar en el pasado y en lo que habían tenido diversos grados de éxito. De hecho, muchos filósofos de Occidente habían descartado la idea de que los diversos pueblos tuvieran algo en común y ni siquiera continuaban haciendo preguntas acerca de la fuerza de la vida o la esencia de la vida. El hombre se había convertido simplemente en otro animal, sólo carne y huesos.

Sin embargo, el Sr. Hubbard vio al hombre desde otro punto de vista muy diferente. Aunque aún no sabía cómo llamarla, creyó cierto que la vida era algo más que una serie de reacciones químicas y que algún tipo de impulso inteligente existía bajo nuestras acciones. Después de organizar el tremendo cuerpo de datos que había adquirido en sus viajes, investigaciones y experimentos, se embarcó en una nueva trayectoria experimental, en esta ocasión para determinar cómo funcionaban las células. A principios de 1938 y llevando a cabo una elaborada serie de experimentos, hizo un descubrimiento de gran magnitud: aisló el común denominador de la existencia: SOBREVIVIR.

Que el hombre sobrevivía no era una idea nueva. Que este era el único común denominador básico de la existencia, sí lo era.

La teoría predominante de la época sostenía que la vida era simplemente una reacción en cadena fortuita en un mar de amoniaco. Sus hallazgos se compilaron en el manuscrito filosófico "Excalibur", escrito durante las primeras semanas de 1938, donde refutaba esta creencia materialista y formaba las bases para su obra posterior.

Escribió: "De repente me di cuenta de que la supervivencia era el punto de apoyo que podía sostener al resto, mediante comprobación adecuada y amplia. Es un problema muy sencillo. ¡Estúpidamente simple! Por eso nunca se solucionó. Nadie ha visto alguna vez algo tan simple hacer tanto. Así que, ¿qué encontramos como la simplicidad de la solución? La simplicidad de la solución radica en esto: la vida, toda vida, está intentando sobrevivir. La vida está compuesta de dos cosas: el universo material y un factor X. Y este factor X es algo que, evidentemente, puede organizar y movilizar al universo material".





© 1996-2004 Iglesia de Scientology Internacional. Todos los derechos reservados.

Para información sobre marcas registradas