Al recordar cuando escribió "Excalibur", el primero de sus muchos manuscritos sobre el tema de la vida, apuntó: "Comencé a trabajar con ahínco en ese secreto y cuando había escrito diez mil palabras, entonces comprendí incluso con más claridad. Destruí las diez mil y empecé a escribir otra vez".

La respuesta de aquellos que leyeron este manuscrito fue impresionante, y no pocos editores intentaron con ansiedad publicarlo. Él se rehusó. "Excalibur' no contenía terapia de ninguna clase, era una simple exposición de la composición de la vida. Decidí ir más adelante", añadió.

Ronald continuó sufragando su investigación con sus escritos de ciencia ficción cada vez más populares. Sus relatos y novelas abarcaron todos los géneros, desde aventura y viajes hasta misterio, el oeste, romance, ciencia ficción y fantasía. Fue el precursor de una era de Ciencia Ficción completamente nueva. No escribía sobre máquinas o robots sino sobre hombres y aventuras reales; escribía como uno de los creadores de lo que llegaría a conocerse como la "Edad Dorada de la Ciencia Ficción".

Sus expediciones también continuaron. En mayo de 1940 fue elegido miembro del prestigioso Club de Exploradores en la ciudad de Nueva York y se le otorgó la custodia de su bandera, para la Expedición Experimental de Radio de Alaska, un alto honor en el campo de la exploración. Esta expedición ayudó mucho a la codificación de los mapas costeros de la Columbia Británica y de Alaska, al mismo tiempo que incrementó su conocimiento de más culturas: la de los Tlingit, los Haida y los indios aleutianos de Alaska.

En diciembre de 1940, L. Ronald Hubbard obtuvo su "Licencia de Piloto de Embarcaciones de Vapor y Motorizadas" que le expidió el Departamento de Comercio de Estados Unidos. Tres meses más tarde, obtuvo un segundo certificado que daba fe de su destreza como marino: "Licencia de Piloto de Embarcaciones de Vela, Cualquier Océano".

Sin embargo, mientras todo esto sucedía, Ronald continuaba en su búsqueda por la respuesta a los enigmas del hombre. Sus escritos y exploraciones tenían el propósito de financiar sus investigaciones y expandir su conocimiento del mundo y de la vida.

Entonces llegó la guerra.





© 1996-2004 Iglesia de Scientology Internacional. Todos los derechos reservados.

Para información sobre marcas registradas