Al volver a Washington, D.C., Ronald compiló sus dieciséis años de investigación sobre la condición humana, escribiendo el manuscrito "La Tesis Original" (publicado en la actualidad bajo el título Las Dinámicas de la Vida), un ensayo que describía los principios que usaba. No lo ofreció para que se publicara; dio una copia o dos a algunos de sus amigos, quienes le hicieron copias rápidamente y lo enviaron a sus amigos quienes, a su vez, lo copiaron y lo enviaron a otros. De esta manera, Dianética pasó de mano en mano y llegó a ser conocida en todo el mundo. Corrió la voz de que había hecho un sorprendente descubrimiento revolucionario. L. Ronald Hubbard había encontrado la fuente de la aberración humana y había desarrollado una técnica funcional acerca de la mente. Así nació Dianética.

El primer artículo publicado acerca de Dianética, titulado "Terra Incógnita: La Mente", apareció en la publicación del Diario del Club de Exploradores de invierno/primavera de 1949-1950. Poco después, Ronald se encontró literalmente inundado de cartas donde le pedían más información sobre la aplicación de sus notables descubrimientos. Con la esperanza de ponerlos a la disposición del público en general, y debido a la insistencia de los que estaban trabajando con él en aquel entonces, ofreció sus descubrimientos a la Asociación Médica Americana y a la Asociación Psiquiátrica Americana. La respuesta fue de lo más instructivo. Las instituciones de salud no sólo afirmaban no tener interés en su obra, sino que se rehusaban a siquiera examinar sus resultados.





© 1996-2004 Iglesia de Scientology Internacional. Todos los derechos reservados.

Para información sobre marcas registradas